jueves, agosto 07, 2008

Lección de ¿economía?

Acaba de caer en mis manos "Economía en una lección" de Henry Hazlitt


Muy sencillo de leer, muy barato (puede ser incluso descargado de internet), y de lectura muy recomendable para los socialistas de todos los partidos que todavía tengan remedio.... que cada vez son menos

La idea básica es muy simple: todas las acciones tienen efectos colaterales, y el socialismo imperante (en ambas acepciones), y toda su cohorte de malos economistas sistematicamente olvidan estos efectos; de manera que so pretexto de ayudar a un determinado colectivo, lo que realmente consiguen es perjudicar al conjunto de la sociedad -incluídos aquellos a quienes en teoría quieren beneficiar-

Partiendo del "sofisma del escaparate roto" el autor va desgranando y desmontando todos y cada uno de los tópicos de la economía progre al uso....
Mejor no sigo: leánlo si todavía no lo han hecho

Pese a que el libro me ha gustado, me ha dejado un sabor agridulce:
- ¿Cómo romper con el cortoplacismo y la captación/generación de acólitos que el dirigismo político de la economía conlleva?
- ¿Acaso la actitud de un gobierno ante la economía debe ser un "laissez-faire"? ¿Cómo llevar a cabo una política social realmente justa y eficaz?

Hace muchos años escribí un ensayo sobre la aplicación de la Teoría de Juegos al desarrollo de software de código abierto. En el mostraba cómo una estrategia egoísta era siempre ganadora a corto plazo, y que se precisaban condiciones de "masa crítica" para que las estrategias colaborativas pudieran prosperar.

Estamos en una situación similar: un gobierno que quita 1 euro a 15 millones de personas, para darle 1300 (se queda la "mordida", claro) a diez mil... El resultado, diez mil estómagos votantes agradecidos, y 14990000 personas que no se enteran de que les han robado. El daño será evidente al cabo de varios robos y varios años, pero para entonces ya habrán pasado unas nuevas elecciones, y la clientela fiel no solo no dejará al gobierno en la estacada, sino que se habrá acostumbrado a comer de su mano y no tendrá siquiera iniciativa para prosperar de forma independiente. Se habrá logrado otro paso más hacia la pérdida de libertad y hacia el paraíso -perdón, la ruina- socialista ¿qué pasará cuando ya nadie pueda poner el euro y todos se hayan convertido en borregos?. En esas estamos en la actualidad...

Eso sí, todo muy bien disfrazado de solidaridad, talante, ayudas y subvenciones varias... cuidadosamente calculadas y dirigidas al perpetuamiento de la especie socialista (de todos los partidos, oiga)

Ante esto solo cabe una política de concienciación, de hacer pública la falacia y el expolio que significa un sistema de ayudas sectorial, basado en el "ser" y no el "tener"... Y es una lucha muy difícil, pues todos nos hemos acostumbrado a que nos den nuestra parte del pastel... sin ser conscientes que lo estamos pagando nosotros

Ojalá este libro ayude a abrir mas de una cabeza de sandía progre ( verde por fuera, roja por dentro)

Queda la segunda pregunta ¿Es correcta una política de no intervención? ¿Qué se debe hacer ante los casos reales de desprotección?.

No recuerdo al autor, pero la frase era algo así como
"La buena política económica consiste en crear las condiciones para que el mercado surja.... y saber apartarse a tiempo"

En mi opinión, un buen gobierno debe ser capaz de garantizar la igualdad de oportunidades -que no de derechos-, y potenciar la libre iniciativa, penalizando, denunciando, e incluso castigando al gorrón. Además esta acción se debe llevar de forma que sea lo menos distorsionadora posible. Volvemos de nuevo a la educación en el valor del compromiso y del esfuerzo personal... !! si es que todo empieza con la niñez :-)!!

El gran problema del liberalismo, es que se olvida de que además de animales, somos seres capaces de ser ¿racionales?, y que no siempre vamos a actuar conforme al instinto. El modelo de colaboración egoísta que tan bien se aplica en la naturaleza, solo puede ser conseguido mediante la experiencia y la educación en los humanos. El cortoplacismo, el egoísmo no colaborativo que tango gusta a los socialistas (de todos los...:-) no son sino el mejor camino a la servidumbre y a la pérdida de nuestra libertad

Jonsy con lecturas veraniegas políticamente incorrectas

12 comentarios:

Anónimo dijo...

"La idea básica es muy simple: todas las acciones tienen efectos colaterales, y el socialismo imperante (en ambas acepciones), y toda su cohorte de malos economistas sistematicamente olvidan estos efectos; de manera que so pretexto de ayudar a un determinado colectivo, lo que realmente consiguen es perjudicar al conjunto de la sociedad -incluídos aquellos a quienes en teoría quieren beneficiar"

Datos sin argumentar...
¿Como queda demostrado que todos los economistas socialistas olvidan estos efectos colaterales?
Yo conozco estos efectos colaterales hace tiempo y ni siquiera soy economista.
Supongo que para creerte esta afirmación el autor habrá incluido algunos ejemplos reales y alguna muestra de que son ciertos (¡oh, no hace falta, me lo creo por que me gusta como suena!)
Le recomendaré este libro a mi amigo Samir Amin, que seguramente tampoco él tendrá ni puta idea de los efectos colaterales.

Batx

Jonsy Gaviota dijo...

Honradamente, reconozco mi ignorancia: no entiendo el sentido de este comentario. Es más, ni siquiera sé si tiene sentido

No he escrito "Todos los economistas socialistas": he escrito "Toda su cohorte de malos economistas", que no es lo mismo

No supongas, te lo digo: el autor ha incluído no algunos, sino muchos ejemplos reales, y en mi opinión, suficientemente bien razonados como para que estime que son ciertos sin simplemente fijarme si me gusta o no como suenan.

Te recomiendo que en lugar de recomendarle el libro a tu amigo, lo leas tú primero. Quizás entonces podré entender lo que quieres expresar con este comentario

De nada

weg dijo...

Yo creo que tu posición tiene dos puntos muertos difíciles de resolver.
-Una es la cuestión espacial. En un mundo en el que no hubiese "esclavitud" (veánse las condiciones de trabajo del sudeste asiático, por ejemplo) y en el que toda persona nacida donde fuere tuviese las mismas "oportunidades" de las que hablas, el sistema actual no se mantendría, por una cuestión muy simple, la implantación empresarial en las zonas deprimidas y donde las condiciones de vida y salario son mucho más bajas es una solución espacial al problema de la sobreacumulación de capital. En resumen, si no hubiera un lugar donde la fuerza de trabajo fuera más fácilmente explotable no habría ese movimiento de capital, y la sobreacumulación de capital no resuelta produce los efectos de depresión que todas sabemos.
-Y dos: dejar hacer al mercado sólo tiene como objetivo posibilitar que surjan desigualdades sociales fuertes. Por mucho que se intente justificar esto aludiendo a los diferentes "esfuerzos", habrás de convenir en que la situación de partida "de iguales oportunidades" es difícilmente alcanzable e incluso es difícil acercarse a ella, por un lado por los múltiples factores que interactúan en esa supuesta "igualdad de acceso a opciones" (si tus padres leen o no, si en tu barrio se hace esto o lo otro...) y por otro lado por la imposibilidad de garantizar una situación igual de base (¿qué hacemos con las herencias y con las familias ricas? ¿Acaso esta desigualdad no invalida completamente toda la retórica del esfuerzo personal?

En resumen, me parece que tu argumentación es muy ideológica, en el sentido en que es una cobertura apañada de una determinada situación material (tu vida) que no hace sino justificar cosas que no nombra (la crítica a la ideología siempre ha sido explicitar lo implícito, no?). Lo que favorece tu argumentación es el refuerzo de las desigualdades y ni siquiera a favor del que más se esfuerza (lo cual podríamos discutir si es deseable), sino, hoy por hoy, y hablando en términos estadísticos, del hombre varón blanco de familia de clase media o alta posiblemente de un país de la esfera norte del planeta.

Y como reflexión final: si no estás en ese grupo, si no partes de una situación económica gozosa (si no tienes capital inicial, vaya), ¿has pensado que no estás defendiendo tus intereses sino que haces de "lacayo" (perdón) de otros?

Un saludo

Jonsy Gaviota dijo...

(Un apunte a vuelapluma, a falta de un desarrollo posterior)

si no hubiera un lugar donde la fuerza de trabajo fuera más fácilmente explotable no habría ese movimiento de capital

Lo seguiría habiendo igual, aunque no sería el salario el condicionante, sino los costes de la energía, del transporte y distribución, los impuestos locales, los condicionantes culturales, etcétera.

dejar hacer al mercado sólo tiene como objetivo posibilitar que surjan desigualdades sociales fuertes.

E intervenir puede ser contraproducente: Si impones unas condiciones restrictivas (ej. salario mínimo) lo que consigues es que aquel que trabajaba -por una miseria, te lo concedo- ahora se encontrará sin trabajo. El ejemplo de la estampida de Nike de china por la imposición del salario mínimo es de libro ¿Qué es preferible, ganar una miseria, o no ganar nada?

¿Acaso esta desigualdad no invalida completamente toda la retórica del esfuerzo personal?

No necesariamente. Simplemente lo dificulta. La misión del estado debe consistir en paliar esas dificultades, de manera que no se conviertan en obstáculos. El tan cacareado "Estado del bienestar" no debe consistir en beneficios de clase, sino de personas

weg dijo...

hola jonsy
Perdón por copiar tanto texto, pero para no perder el hilo me hace falta...

"si no hubiera un lugar donde la fuerza de trabajo fuera más fácilmente explotable no habría ese movimiento de capital

Lo seguiría habiendo igual, aunque no sería el salario el condicionante, sino los costes de la energía, del transporte y distribución, los impuestos locales, los condicionantes culturales, etcétera."


entonces, supongo que estarías a favor de una igualación salarial planetaria, que eliminara esa "desigualdad de oportunidades inicial", ¿no? el capital ya buscaría dónde instalarse después, eso no nos debería preocupar... Si es así, te animo a que te metas en alguna organización que pretenda forzar tales fines (no olvidemos que los salarios han sido forzados por luchas obreras que han durado siglos, no son fruto de un capricho de la historia)

"dejar hacer al mercado sólo tiene como objetivo posibilitar que surjan desigualdades sociales fuertes.

E intervenir puede ser contraproducente: Si impones unas condiciones restrictivas (ej. salario mínimo) lo que consigues es que aquel que trabajaba -por una miseria, te lo concedo- ahora se encontrará sin trabajo. El ejemplo de la estampida de Nike de china por la imposición del salario mínimo es de libro ¿Qué es preferible, ganar una miseria, o no ganar nada?"


no respondes a lo que yo te decía, deduzco que lo das por válido, sino que criticas lo contrario, la intervención. Pero lo único que demuestras es que la intervención no debía darse en un sólo país, sino que para ser efectiva tendría que ser más global. ¿No serás internacionalista?

"¿Acaso esta desigualdad no invalida completamente toda la retórica del esfuerzo personal?

No necesariamente. Simplemente lo dificulta. La misión del estado debe consistir en paliar esas dificultades, de manera que no se conviertan en obstáculos. El tan cacareado "Estado del bienestar" no debe consistir en beneficios de clase, sino de personas"


El problema es que ninguno de los estados que se rigen por los principios que tú defiendes se están preocupando ni se van a preocupar por solucionar el problema de la desigualdad de acceso a las oportunidades ni van a cancelar toda donación de partida o herencia, ya que eso es meterse con otro derecho reconocido, el de la propiedad privada, que no se puede tocar, porque los "liberales" ante todo lo que quieren es que les dejen mantener sus privilegios; no se creen sus arengas ideológicas tanto como para ponerse a competir con miles de millones de humanos partiendo de un mismo punto de salida...

Por eso, aunque te duela, el concepto de clase sigue siendo descriptivo, real, material, y permite un contacto con el objeto mucho menos ideológico y prejuicioso que los conceptos "liberales". De hecho, el intento por justificar la supuesta "racionalidad del mercado" es algo que ha jugado un papel muy importante en el establecimiento y el mantenimiento de diferencias de clase. En este caso, el lenguaje cumple una función performativa, ya que lo importante no es lo que se dice sino en qué máquina se inserta el discurso, que piezas de la maquinaria compone, y el discurso del "rebelde liberal" contra el estado juega una función clara de legitimación básica para la agitación y propaganda posteriores (de eso se encargan los "rebeldes mediáticos", por cierto, vaya rebeldía la suya...)

Por otro lado, en el BOE no se habla nunca de clases, sino de personas, lo que ocurre es que las personas con una renta inferior a "x" y por tanto sujetas a una ayuda estatal son gente que comparten una posición social, y aunque el estado las trate como personas, forman una clase.

Jonsy Gaviota dijo...

entonces, supongo que estarías a favor de una igualación salarial planetaria, que eliminara esa "desigualdad de oportunidades inicial", ¿no? el capital ya buscaría dónde instalarse después

Evidentemente no. Si buscando igualdad de oportunidades empiezo controlando los salarios, tendré que acabar controlando todos y cada uno de los aspectos que regulen la producción. Totalitarismo, creo que lo llaman...

Aunque supongo que tú estarías encantado de que, con independencia del trabajo realizado todos cobraran lo mismo...

no respondes a lo que yo te decía, deduzco que lo das por válido, sino que criticas lo contrario, la intervención.

Te rogaría que no siguieras poniendo palabras en mi boca suponiendo lo que doy por válido y lo que no. Ante la posibilidad de una desigualdad debida a la no intervención, y la certeza de esa desigualdad si se interviene, me quedo con la primera. No sé que quieres decir con eso de internacionalista.


El problema es que ninguno de los estados que se rigen por los principios que tú defiendes se están preocupando ni se van a preocupar por solucionar el problema de la desigualdad de acceso a las oportunidades ni van a cancelar toda donación de partida o herencia, ya que eso es meterse con otro derecho reconocido, el de la propiedad privada, que no se puede tocar,

Por favor, cítame alguno de esos países que tú dices que defienden mis ideas, porque no conozco ninguno...

weg dijo...

"entonces, supongo que estarías a favor de una igualación salarial planetaria, que eliminara esa "desigualdad de oportunidades inicial", ¿no? el capital ya buscaría dónde instalarse después

Evidentemente no. Si buscando igualdad de oportunidades empiezo controlando los salarios, tendré que acabar controlando todos y cada uno de los aspectos que regulen la producción. Totalitarismo, creo que lo llaman..."


A lo que me refería es al problema claro, que veo en los planteamientos autodenominados "liberales" de cómo lograr o incluso cómo acercarse a esa igualdad de oportunidades de partida, piedra angular de todo el planteamiento basado en el esfuerzo personal etc.

Dicho de otro modo: ¿qué ocurre con la educación, que cada cual pague lo que quiera o pueda para sus hijos? Eso pasa en sudamérica, por ejemplo, con tasas de universitarios muy bajas que curiosamente coinciden con los estratos de las clases pudientes. Un niño nacido en un barrio de fabelas no tendrá nunca las mismas oportunidades que el hijo de un gerente de una multinacional asentada ahí. (es un ejemplo)

U otro ejemplo: una persona con capital inicial grande (sus padres se lo donaron gentilmente o su abuelo lo consiguió con duros años de trabajo, un robo o especulación, pongamos el caso) no está en la misma posición de partida que un hijo, negro, de una mujer en paro que se dedica a limpiar la casa del señor anterior.

Convendrás conmigo en que a esto se le pueden llamar clases sociales (es un término bastante descriptivo) y que depende de la clase social de partida, en la que se determina tu capital inicial, pero no sólo eso, también tu círculo de relaciones y contactos, tus esfuerzos habrán de ser mayores e incluso infructíferos por necesidad si aspiras a un puesto que corresponde a otro estrato.

"Aunque supongo que tú estarías encantado de que, con independencia del trabajo realizado todos cobraran lo mismo..."

Supones mal.

"no respondes a lo que yo te decía, deduzco que lo das por válido, sino que criticas lo contrario, la intervención.

Te rogaría que no siguieras poniendo palabras en mi boca suponiendo lo que doy por válido y lo que no. Ante la posibilidad de una desigualdad debida a la no intervención, y la certeza de esa desigualdad si se interviene, me quedo con la primera. No sé que quieres decir con eso de internacionalista."


Esto es falaz. Donde dices que hay una "posibilidad" de desigualdad no hay sino una "certeza" de creación de desigualdad. (no conozco ningún ejemplo de que la mano oculta del mercado produzca efectos igualitaristas...) No sé qué ejemplos históricos y actuales pretendes que te cite, pero vaya. Por otro lado, tú mismo te sitúas en este debate haciendo frente al igualitarismo, así que no sé por qué rehusas ahora defender claramente que el sistema de libertad de movimiento del capital produce desigualdades. Admítelo, aunque sea con la cláusula (falsa) de que son desigualdades a favor del que más se esfuerza...

Pero bueno, más allá de todos los matices que estamos tratando, te voy a proponer un reto.

La Pregunta - Reto

Me gustaría que me dijeras cual es la vía que pretenden los autodenominados "liberales" (te incluyo aquí) para conseguir la igualdad de oportunidades que vertebra todo el discurso del esfuerzo y el trabajo.

Y te planteo varios apéndices al reto:
1. ¿permitimos herencias?
2. ¿sistema de educación público y universal incluidos los estudios superiores o universitarios?

Te adelanto ya que no he oído a ningún "liberal" intentar solucionar este problema (que desmonta toda construcción posterior, a mi entender), y que si no consigues convencerme en algo pensaré que los liberales sólo defienden intereses de clase y aunque hablan de libertades sólo piensan en privilegios (bueno, no me adelanto, a ver si me sorprendes)

Jonsy Gaviota dijo...

Me gustaría que me dijeras cual es la vía que pretenden los autodenominados "liberales" (te incluyo aquí) para conseguir la igualdad de oportunidades que vertebra todo el discurso del esfuerzo y el trabajo.

Si supiera la respuesta, no estaría aquí intentando contestarte, sino que habría fundado mi propio partido. No solo eso, sino que ni siquiera existe una sola vía, sino que depende las diversas corrientes

Del mismo modo, tampoco existe una única respuesta a un camino hacia el socialismo (de todos los partidos).. aunque lo tienen mucho más fácil

Pero bueno, puestos a elucubrar lo que yo haría, empezaría por intentar hacer ver a los ciudadanos el coste real del "Estado del Bienestar", y hacerles responsables de sus finanzas, seguro médico, desempleo y pensión, en lugar de ceder la responsabilidad al estado

La evidencia del robo al que se le está sometiendo redundaría hacia un odio al estado. Y la garantía de que la riqueza personal ya no va a depender de la subvención o la pensión, sino del esfuerzo personal, permitiría establecer un sistema educativo que potenciara dichos valores


Y te planteo varios apéndices al reto:
1. ¿permitimos herencias?

¿por qué no? al fin y al cabo, es mi dinero y hago con él lo que me da la gana. Pero un sistema que repudie la vagancia exigirá cuentas al heredero si éste a su vez no convierte la herencia en algo productivo


2. ¿sistema de educación público y universal incluidos los estudios superiores o universitarios?

Pregunta trampa: estás asumiendo implícitamente que estoy a favor de un sistema público de educación

Volvemos a lo mismo: cada corriente liberal ve la educación de distinta manera; incluso hay quien defiende la no obligatoriedad de ésta. Todo lo contrario a un sistema intervencionista, donde la educación ¿para la ciudadanía? tiene un componente doctrinal terriblemente fuerte. De modo que te respondo lo que yo pienso...

Yo veo la educación como una carrera a la preparación de la persona; una competición en que se premia no solo al mejor alumno, sino a la mejor escuela y al mejor profesor. Con una sociedad que penaliza al colegio que no establece un sistema de becas para garantizar la igualdad de derechos

Con procedimientos de control, cualificación y premios para todos los miembros de la comunidad educativa
Donde cada elemento; escuela, alumno y profesor, tiene capacidad para escoger y repudiar a los otros dos

Donde el que no quiere estudiar se convierte en un marginado social rechazado por todos.

Donde cada escuela sostenida con fondos públicos compite tambien, aunque con el handicap de tener que cubrir aquellos huecos que la privada no quiere... y a pesar de ese handicap es capaz de conseguir niveles de calidad superiores...

Donde finalmente, las empresas hace seguimiento de la calidad de cada escuela, de manera que pueden escoger sus futuros trabajadores de entre los mejores, e incluso becar a sus futuros empleados... y a las escuelas -públicas o privadas- y profesores que les educan

Hace años la escuela pública era sinónimo de calidad. No hay razón alguna por la que no vuelva a serlo

Posiblemente todo esto no sean más que sueños. Es mucho más sencillo dejar que el estado nos robe con la falsa promesa de que nos arreglará la sanidad, la educación, el paro y la pensión... porque como bien dijo zETA, "Hay muchísima gente que no se va a ver afectada por la crisis"

En fin. lo dicho, mis primeros pasos irían sin duda destinados a romper la farsa del estado del bienestar: a que la gente salga de Matrix

Pero como bien dijeron los hermanos Strugaski, No siempre los dioses pueden hacer lo que quieren.... (Preciosa novela, te la recomiendo)

Un saludo. Es un placer dialogar con gente que no te salta a la yugular en cuanto disientes.

weg dijo...

Hola jonsy
respondo, aunque tarde...

con respecto a las herencias, dices:
"
Y te planteo varios apéndices al reto:
1. ¿permitimos herencias?

¿por qué no? al fin y al cabo, es mi dinero y hago con él lo que me da la gana. Pero un sistema que repudie la vagancia exigirá cuentas al heredero si éste a su vez no convierte la herencia en algo productivo"


Veo que aceptas la libertad de que cada cual haga lo que quiera con su dinero, incluso donarlo en herencia. Hasta aquí no me sorprende.
Pero después dices que hay que exigir cuentas al heredero si no convierte la herencia en algo productivo. Esto no lo entiendo, ya que contradice, según creo, lo anterior. ¿cómo vas a dar libertad para hacer lo que uno quiera con su dinero y al mismo tiempo exigir a alguien que haga algo determinado con su dinero? ¿No restringe esto su libertad? ¿estás planteando la necesidad de que el estado intervenga contra los rentistas? Si es así, me parece que estamos de acuerdo en algo: hay una clase social (o grupo social de gente perteneciente a un estrato socioeconómico o como quieras llamarlo) que es la clase de los rentistas (no digo burgueses o capitalistas porque es una subclase dentro de los capitalistas -poseedores de capital- particularmente parásita y aprovechada de su capital inicial en beneficio propio y en perjuicio de la comunidad) que es muy improductiva y que al mismo tiempo utiliza su capital de un modo negativo en la economía en la que se asienta.

De todos modos, creo que en mi razonamiento he debido poner en tu boca palabras que no suscribirías, porque me resisto a creer que estés planteando realmente una intervención que limite las libertades económicas de un determinado grupo social...
Si es así, te doy la enhorabuena por llevar la defensa de las libertades hasta el final (hasta su contradicción o paradoja final, que es la necesidad de algún tipo de intervención que asegure umbrales de igualdad de acceso a oportunidades). En ese caso te considero un capitalista consecuente, y no hay muchos por ahí, aunque inevitablemente utópico.

Por otro lado, con respecto al tema de la educación, veo que defiendes una educación pública de calidad que garantice así la igualdad de oportunidades. En esto estoy completamente de acuerdo contigo. Incluso en la necesidad de introducir en la educación ciertos elementos de competitividad que fomenten una mejora en la calidad (aquí habría que hablar mucho sobre qué tipo de elementos y estrategias, para evitar otros males asociados a esto, como por ejemplo la creación, como efecto secundario, de desigualdades educativas que pueden poner de nuevo entre paréntesis la igualdad de acceso a oportunidades de la que hablamos, creando universidades de primera y de segunda... pero bueno, estas carencias se podrían compensar con sistemas de becas y otras medidas, así que no me meto aquí)

En resumen, hemos encontrado, creo, un punto de acuerdo. Sin embargo hay un fleco que se nos queda suelto, que es el tema de la educación privada. Habría que ver qué medidas se pueden tomar para evitar que las escuelas y universidades privadas que cuentan con abundantes fondos ofrecieran una educación muy por encima de la pública, lo cual volvería a hacernos caer en un sistema que no premiaría al mejor ni al que más se esfuerza, sino al que ha nacido en una determinada familia. Evidentemente la solución no es fácil, pero habría que mantener un ojo en este problema...

Y por último, te diré que, en resumen, veo que el razonamiento te ha llevado a, en primer lugar, admitir restricciones a las libertades económicas del individuo

"un sistema que repudie la vagancia exigirá cuentas al heredero si éste a su vez no convierte la herencia en algo productivo"

y en segundo lugar a afirmar la necesidad de que la enseñanza sea un servicio público y de calidad

"Donde cada escuela sostenida con fondos públicos compite tambien"
(...)
"Hace años la escuela pública era sinónimo de calidad. No hay razón alguna por la que no vuelva a serlo"


introduciendo la competencia como estímulo (a lo cual no me opongo por principio, aunque habría que ver cómo y con qué efectos)

Espero que estés de acuerdo con la forma que tengo de repetir lo que dices. En todo caso, te considero valiente, ya que te atreves a tratar de resolver las contradicciones de la ideología liberal. Aunque es una empresa que requiere mucho esfuerzo y no tiene pinta de poder culminar con éxito...

Yo sigo pensando que los autodenominados "liberales" no defienden libertades sino privilegios. Por ejemplo, nunca he entendido por qué no aplican su "teoría de la mano invisible" a los movimientos de fuerza de trabajo. Paradójicamente, quienes se dicen liberales suelen hablar de la necesidad de tomar medidas duras para intentar controlar los flujos migratorios...
Me gustaría ver cuantos liberales se atreven a competir en igualdad de oportunidades con los 40.000 millones de personas que habitan el globo... Lo que son, por lo general, es clasistas, ya que en el fondo sólo quieren asegurar el mantenimiento de una dominación o de una diferencia de estatus ya dada (véanse todas las desigualdades iniciales de acceso a renta, con especial esmero mírese la desigualdad norte-sur), y sólo hablan de algunas libertades, generalmente aquellas que tienen como sujeto al capital, y nunca de otras (véase, como he dicho, la libertad de movimiento).

Y mi amigo buba, senegalés honrado y atrevido, dispuesto a saltar vallas para mejorar su calidad de vida, sigue sin tener esas libertades porque no tiene capital, porque es negro, porque no tiene papeles, y porque los liberales europeos no se atreven a competir con él...

un saludo

Jonsy Gaviota dijo...

y en segundo lugar a afirmar la necesidad de que la enseñanza sea un servicio público y de calidad

Joer, !que no!, yo lo que digo es que sí, que posiblemente y para garantizar la igualdad de oportunidades, no haya más remedio que, crear una enseñanza pública de calidad que complemente la privada; en absoluto digo que la enseñanza tenga que ser un servicio público.

Y efectivamente, no soy anarcoliberal: para mí el estado tiene que existir como fruto del consenso comun, para conseguir que aquellas acciones -consideradas necesarias por todos- pero que no son emprendidas por nadie, encuentren una forma de llevarse a cabo

No se trata de control por el estado, sino que el estado es la manifestación del control de todos los ciudadanos hacia los demás. En el momento en que el estado empiece a poner imposiciones por su cuenta, empezamos el camino de la servidumbre y la vía al totalitarismo

Ese control de unos ciudadano a otros, no tiene por qué realizarse mediante leyes. Una sociedad libre no tolera vagos, no tolera a alguien que -por ejemplo- dilapida una herencia o reniega de la educación.

Recuerdo un cuento de Tolstoi que cuenta una historia de un mujik que llega a zar. En su reino solo hay dos leyes:
- El que quiera trabajar, que se siente a la mesa
- El que no quiera, que coma las sobras

Y en cuanto a tu amigo Buba... estaré encantado de que venga si acepta las reglas de juego. Si en cambio, por el hecho de ser inmigrante y despreciando el rendimiento académico deja a mi hija sin becas, o sin poder elegir el centro escolar entonces me consideraré muy injustamente discriminado

weg dijo...

Dices:

Ese control de unos ciudadano a otros, no tiene por qué realizarse mediante leyes. Una sociedad libre no tolera vagos, no tolera a alguien que -por ejemplo- dilapida una herencia o reniega de la educación.


No entiendo a qué formas de penalización te refieres, si dices que no son leyes. No me encaja que estés hablando de formas comunitarias de normalización de la conducta, ni formas punitivas basadas en las costumbres u otro tipo de ordenamientos no legales (es decir, dotados de unos formalismos que eviten arbitrariedades y de un refrendo democrático que pueda cambiar en un momento determinado).

Digo que no me encaja, porque entonces se trataría de una propuesta muy conservadora (orden natural de las cosas, costumbres y formas de vida de un lugar,etc.). Y veo que te defines como liberal...

Por otro lado, dices:

Y en cuanto a tu amigo Buba... estaré encantado de que venga si acepta las reglas de juego.


No quiero poner palabras en tu boca que tú no has dicho (antes me acusabas de eso, así que me curo en salud). Así que dime si entiendo, según lo anterior, de manera correcta: estarías a favor de:

-libre circulación de las personas (por lo tanto eliminación de leyes de extranjería y apertura total de fronteras)
-contrato de aceptación de unas determinadas reglas de juego (según lo anterior). Aquí te pido que me especifiques tres cosas: 1. De qué reglas se trataría 2. Si ese contrato lo habría de firmar un nacido en España 3. Qué ocurriría en el caso de que un nacido en España no estuviera de acuerdo con alguna de esas reglas y qué ocurriría si un no-nacido en España no estuviera de acuerdo con alguna de esas reglas.

Además, añades:
Si en cambio, por el hecho de ser inmigrante y despreciando el rendimiento académico deja a mi hija sin becas, o sin poder elegir el centro escolar entonces me consideraré muy injustamente discriminado

A ver si entiendo bien:

Supongo que la injusticia a la que te refieres es aquella injusticia derivada de medidas denominadas "discriminación positiva" y basadas en una política que intenta compensar discriminaciones estructurales con otras discriminaciones en sentido contrario y de carácter temporal (de la cual sale toda la cuestión de los cupos, como por ejemplo el cupo de mujeres y hombres, etc.).

Entiendo la situación discriminatoria que se puede sufrir en estos casos, y las posibles injusticias que acarrearía... Pero me gustaría que me respondieras a lo siguiente:

¿crees realmente que la desigualdad más fuerte entre un senegalés emigrado a España y sin papeles y un español de nacimiento es una desigualdad derivada de medidas de "discriminación positiva" que favorece al senegalés?

te recomiendo sinceridad

Jonsy Gaviota dijo...

¿crees realmente que la desigualdad más fuerte entre un senegalés emigrado a España y sin papeles y un español de nacimiento es una desigualdad derivada de medidas de "discriminación positiva" que favorece al senegalés?

Sinceramente, no.
Pero sinceramente tambien, me parece una burla cruel intentar contrarrestar una injusticia con otra.

Primero provocamos la ruina de un país mediante el proteccionismo y luego acallamos la conciencia dando limosna al que viene.

Si: si por mi fuera permitiría libertad total de movimientos, tanto humanos como económicos... y exigiría a los demás países que aplicaran a "mis ciudadanos" el mismo trato. En derecho internacional esto se llama reciprocidad

Y por último, no hace falta ser conservador para despreciar y rechazar al gorrón. Ni siquiera hacen falta leyes "democráticas" o costumbres "establecidas". Ya lo dijo Tolstoi hace tiempo:
- El que quiera trabajar que se siente a la mesa
- El que no quiera trabajar, que coma las sobras