jueves, agosto 07, 2008

Servicio Civil

(El concepto mismo de existencia del estado es algo que suele repeler a todo liberal de bien, por el simple hecho de que sitúa a los que trabajan en la administración en una situación de privilegio y de poder sobre los demás. Por ello, en cuando he leído esta noticia, y aprovechando que hoy estoy políticamente incorrecto, he rescatado este hilo del baúl de borradores)

EEUU estudia imponer el trabajo público obligatorio para los menores de 42 años

Aunque no se incluye en la ley, algunos de los defensores del "servicio nacional" comienzan a plantear mecanismos de "incentivo" y "reprimenda": los inmigrantes que podrían obtener su ciudadanía “por un camino libre de obstáculos” si cumplen el servicio, la entrega de un bono personal intransferible depositado a cada ciudadano al nacer pero que sólo podría cobrarse una vez cumplido el servicio, y hasta la imposibilidad de elegir para cargos públicos a quienes no cumplan con el servicio.

A lo mejor esto me pasa por haber estado dando vueltas más de lo que debiera a la historia del cuento de Robert A. Heinlein "Tropas del espacio", pero hoy toca exponer una nueva idea subversiva
"Dado que el funcionario, el político, el juez, y en general todo puesto de trabajo público recibe su sueldo de mis impuestos, solo deberían poder ejercer dichos trabajos aquellos que hayan demostrado mediante el servicio social su actitud y aptitud para ejercer un trabajo de servicio a sus conciudadanos"

Robert Heinlein planteaba el concepto de ciudadano como aquel que tiene derecho a participar en la política. El planteamiento es sencillo: dado que el ejercicio de la política y del derecho al voto conlleva un poder y unos privilegios sobre los demás ciudadanos, solo deberían poder participar en política aquellos que hayan demostrado su capacidad para poner ese poder y ese privilegio al servicio de los demás. El paso por la milicia, era pues una demostración práctica de que el aspirante a ciudadano está dispuesto a jugarse la vida misma, lo que indica que el superviviente del proceso acaba plentamente capacitado para ejercer la función pública.

En cualquier caso el planteamiento es el siguiente:
- Se presume que el derecho al voto y al ejercicio de un cargo público no es algo consustancial, sino que hay que ganárselo, y puede perderse
- Se buscan métodos para que aquellos que van a vivir de nuestros impuestos, hayan hecho demostración previa de que lo merecen. Además se crea una barrera de entrada, que ahorra procedimientos para echar al indeseable
- Plantea la ciudadanía como una opción personal y libre de cada individuo, que no le impide desarrollar -libremente también- otras facetas de su vida
- Pero por otro lado, implica también un cambio brutal en la escala de valores al uso, orientada a un feroz igualitarismo por decreto que redunda en aberraciones como la discriminación positiva. Solo con un cambio de mentalidad se puede cambiar el "derecho al sufragio universal" por "derecho universal a poder acceder al sufragio". Además ayuda a eliminar barreras artificiales, como el concepto de "mayoría de edad"

Como siempre se trata de una opción, un camino que cada individuo elige si quiere tomar. Nadie te obliga a optar por ser funcionario, pero si lo quieres, debes demostrar que lo mereces. Honradamente, el sistema actual de oposiciones me parece una pobre opción, pues solo limita (es un decir) el acceso a puestos de la administración. Pero ¿qué hay de los políticos?. Si para ser funcionario hay que pasar unas oposiciones, es incoherente que para ser alguien a quien no solo le vamos a pagar el sueldo, sino que encima va a tener poder sobre nosotros, no le exijamos nada, tanto para llegar al puesto como para mantenerse en él.

El problema que le veo al mecanismo de la oposicición es que no garantiza la igualdad de oportunidades: el nivel cultural condiciona las posibilidades de aprobar; el "enchufe" sindical lo condiciona todavía más. En cambio el servicio social es un mecanismo que no conoce de clases ni de privilegios.
Además, es un mecanismo libre de trabas morales o de conciencia: Servicio Militar, voluntariado, obra social... de lo que se trata es de que demuestres con una actitud de servicio que mereces que tus conciudadanos te paguen el sueldo por un trabajo de servicio a la comunidad

Como dice Robert: TANSTAAFL (There ain't no such thing as a free lunch)
O traducido libremente: nadie regala nada

Espero que mis 12 años de Voluntariado sean convalidables :-)

Jonsy ambulanciero voluntario que entra de guardia esta tarde !Tiembla, Madrid!

2 comentarios:

Hector1564 dijo...

El problema que le veo al mecanismo de la oposicición es que no garantiza la igualdad de oportunidades: el nivel cultural condiciona las posibilidades de aprobar; el "enchufe" sindical lo condiciona todavía más
Y no nos olvidemos del lenguaje autóctono. En sitios como País Vasco para ser médico más que tus conocimientos sobre sanidad se valora que sepas euskera.

P.D: ¡Buen blog! No entiendo como en Red Liberal meten a gente como Alfredo permiten que haya gente como X (no me mojo) y no te meten a ti :-(

ElHombrePancho dijo...

No olvides que muchos califican la obra de Heinlen como una sátira del sistema que refleja.
Pero sí, yo también estoy de acuerdo.