jueves, febrero 12, 2009

Liberalismo y ética

No dejes nunca que tu sentido de la moral te impida hacer lo que es correcto

Salvor Hardin, Alcalde de Términus (Isaac Asimov, en "Fundación")


A raíz del artículo "La hipocresía del funcionario liberal" de Adam Selene en su blog, y de mis intervenciones en el mismo, llego a la conclusión de que muchos que se denominan liberales parten de un error de concepto: consideran el liberalismo como un sistema sustentado en normas éticas; una suerte de religión

Dejando al margen consideraciones como que esto les coloca en el mismo plano moral que todo aquel que afirma que su ideología es "buena" y las demás "malas" (lease progre), lo que conduciría inevitablemente a epítetos y descalificaciones al uso, no puedo sino negar la mayor. Cuanto más leo a los clásicos, mas estoy convencido de que el liberalismo no es un sistema ético o moral, sino que es una aplicación práctica de cómo optimizar beneficios en un ambiente egoísta y utilitarista

Primero. El concepto de libertad es Absoluto. El decir "tu libertad acaba donde empieza la libertad de los demás", es un sinsentido. ¿Quién fija la libertad de cada uno?. Uno mismo. Y la única forma de saber dónde están los límites que ponen los demás, es mediante ensayo y error, esto es: violando la libertad de los demás. Un niño aprende sus límites por ensayo y error. Un adulto puede aprender a "deducir" los límites en base a la información que recibe de su entorno. Pero esta información tiene que ser contrastada con los hechos.
Resultado: vivimos en una situación inevitable de violación permanente de la libertad de los demás.

Segundo: el concepto del bien y el mal. Llamadme cínico, pero no creo en ellos. A pesar de mi educación socioreligiosa en el humanismo cristiano, despues de leer, pensar y ver llego a la conclusión de que TODOS buscamos nuestro provecho, a nivel personal, para nuestra familia, y para nuestro entorno. EN ESE ORDEN. Para mí es una consecuencia inevitable del instinto de supervivencia. A pesar de todos mis años de parroquia, a pesar de mis miles de horas de voluntariado, todavía no he encontrado a ningún altruísta. Todos buscamos nuestro provecho, aunque sea sublimándolo a una vida en el más allá

Tercero: Como consecuencia de lo anterior, considero que las relaciones humanas no son sino una violación constante de la libertad de los demás en busca del provecho propio. En dicho contexto, y en base a la Teoría de Juegos, llego a la conclusión de que los modelos sociológicos de colaboración egoísta, son el método óptimo para obtener el provecho de la mayoría de los participantes. Y el modelo de colaboración egoísta por antonomasia es el Liberalismo

Life, Liberty and the Pursuit of Happiness

Del preámbulo de la Declaración de Independencia de los Estados Unidos de América
En Teoría de Juegos se demuestra que las estrategias colaborativas son ganadoras. En concreto el "tit for tat" (ojo por ojo) es el paradigma de dichas estrategias.
Curiosamente dicha estrategia, utilizada en un entorno colaborativo, es INDISTINGUIBLE de una estrategia genuínamente altruísta, lo que refuerza todavía más mi tesis de que el concepto de moralidad de una estrategia es irrelevante, dado que el objetivo es el provecho propio

No obstante dicha estrategia solo es ganadora si se dan dos condiciones:
- Todos los participantes actúan racionalmente
- Todos los participantes tienen el mismo objetivo: maximizar el beneficio propio

Cuando los participantes no cumplen estas premisas, surge una nueva estrategia ganadora: aquella que es capaz de
- Recuperarse de "castigos" a una actuación egoísta
- Aprovecharse de la "bondad" de otras estrategias
Remito al lector a diversos textos sobre Teoría de Juegos y sobre la Etica del Utilitarismo.

Cuarto: Centrándome de nuevo en el tema, podemos aplicar estos datos a la práctica del Liberalismo:
- En un entorno ideal, el liberalismo optimiza los beneficios de cada participante
- En un entorno real, el liberalismo actúa como catalizador de objetivos (rechaza a quienes no buscan el provecho propio), a la vez que penaliza las desviaciones (agresiones excesivas a la libertad de los demás participantes, o por el otro lado, actitudes de "wishfull thinking" -buenismo- )

Quinto: Nuestro sistema actual no cumple ninguno de los dos objetivos anteriores. No solo eso, sino que una estrategia egoísta no colaborativa sale rentable. Matemáticamente se podría demostrar la existencia de nichos de rentabilidad, a la par que se vería que dichos nichos no son óptimos. Estos nichos se pueden manifestar de diversas maneras:
- El gorrón
- El subvencionado (¿progre?)
- El trabajador a cuenta del Estado (mi caso)
A pesar de que estoy objetivamente beneficiado por este sistema, sigo considerando que no es el sistema óptimo. No obstante mi propio instinto de supervivencia me impide saltar del nicho en el que estoy mientras no se den condiciones ( concepto de "masa crítica" en Teoría de Juegos ) que me permitan dar el salto con seguridad razonable de ganancia. Parafraseando a Victor Manuel: "Soy liberal, no gilipollas". A pesar de ello, considero que estoy en deuda con la sociedad, y que debo corresponder de algún modo

Corolario: todo lo anterior me permite afirmar de manera simultánea y sin entrar en contradicción que:
- El Estado tal y como está concebido hoy en día es una aberración, pues no solo no es el sistema optimo sino que permite desigualdades y promueve las violaciones de la libertad ajena en lugar de penalizarlas
- En mi búsqueda de mi provecho y el de mi familia, tengo todo el derecho del mundo a aprovecharme de las debilidades del sistema, por ejemplo, trabajando para el Estado. No es una cuestión ética -concepto que rechazo-, sino de instinto de supervivencia.
- Niego la superioridad "moral" del Liberalismo, pues no hace sino encauzar de manera constructiva los instintos naturales del animal humano. Es el medio óptimo para maximizar beneficios, pero no un fin en sí mismo.
- Por todo ello me declaro liberal en cuanto a que considero que es el sistema más "útil", no el más "moral" ni el más "bueno". Y siempre teniendo en cuenta que es un medio, no un fin.

Siento ser tan cínico y tan pragmático. Pero al menos no soy hipócrita: Mis ideas están claras y sobre la mesa, y actúo conforme a ellas

Estos son mis principios. Y si no te gustan no tengo otros

5 comentarios:

Adam Selene dijo...

Pues estoy de acuerdo.
A veces me da la impresión que hay quien pretende que el liberalismo sea su religión.
Para mí es simplemente la mejor manera de organizar la sociedad.

Jonsy Gaviota dijo...

"Hay quien pretende que el liberalismo sea su religión.
Para mí es simplemente la mejor manera de organizar la sociedad"

!Utilitarista! !Liberojeta! !Antiliberal! !Negacionista! !Inmoral!

:-)

Hector1564 dijo...

Estaba de acuerdo con todo hasta que llegaste al corolario y dices: Niego la superioridad "moral" del Liberalismo, pues no hace sino encauzar de manera constructiva los instintos naturales del animal humano

No!!! Precisamente al encauzar de manera constructiva los instintos naturales del animal humano lo que hace es desarrollar la estrategia evolutiva más estable que debemos hacer, es decir, lo que hace es fomentar aquellas relaciones éticas más acordes con la naturaleza humana y ¿qué otra cosa es la moral si no eso?

Lo que no es moral ni por ende natural es -como bien apuntas en el punto 1- partir de conceptos platónicos como la "libertad" e intentar tejer desde ahí teorías éticas porque estas no se ajustarán sino a los conceptos de los que se partía, no a la naturaleza humana real.

No sé si me explico...

JONSY a RED LIBERAL!!!! ;-))

Saludos

VFC dijo...

Bueno, antes que nada señalar que esa frase "No dejes nunca que tu sentido de la moral te impida hacer lo que es correcto" no se atribuye a Mallow, si no a Salvor Hardin, primer alcalde de Terminus. Lo digo con libro en mano, que conste. Del resto discrepo en varias cosas, ya contestare despues con mas calma.

Saludos.

Jonsy Gaviota dijo...

Cierto: Salvor Hardin y no Hober Mallow.
Eso me pasa por no filtrar entradas en la Enciclopedia Galac... estoooo Google